Herramientas para escritores

por Nov 22, 2019Escribir es de locos0 Comentarios

La escritura, como muchas otras disciplinas artísticas, ha evolucionado con el tiempo. La esencia es la misma, pero las herramientas de las que se valen los creadores para estremecer el alma de los lectores no dejan de actualizarse, aunando tecnología y talento. Es por ello que he creído conveniente mencionar algunas de las herramientas de las que hoy puede ayudarse un escritor en su la tarea de aporrear el teclado con el propósito de contar una historia. Y es que, aunque a algunos nos cueste creerlo, la época en la que se vagaba horas y horas por bibliotecas, entre desfiladeros de estanterías que crujían bajo polvorientos tomos académicos, ha quedado atrás. Ahora, la información está al alcance de un clic.

 

¿QUÉ FUE DE LA VIEJA Y FIEL MÁQUINA DE ESCRIBIR?

 

Alguno de vosotros se estará llevando las manos a la cabeza gritando que lo primero que se necesita para empezar a escribir es una idea. Y es cierto, pero esta entrada se centra en las herramientas para plasmar esa idea, no en crearla. Sobre la inspiración y cómo engatusarla para que venga a nosotros cual animal falto de cariño, hablaremos en un futuro. 

Así pues, centrémonos en el lienzo; el papel virtual donde plasmaremos la gran idea que sacudirá a la industria literaria. ¿Cuáles son las opciones principales?

 

Es el procesador de texto más usado. Poco se puede decir de él que no se sepa. Se pueden encontrar en la red plantillas para confeccionar novelas sobre una base. El diseño es cómodo, las opciones completas y tiene un gran corrector ortográfico. Pero, aun así, es un procesador de texto, no una herramienta literaria, como las que veremos más adelante.

Si quieres tener un procesador de texto equivalente que no sea de pago, la opción a elegir es…

 

Es la alternativa gratuita a Microsoft Word. Está desarrollado por la comunidad, tiene años de experiencia y ofrece todas las soluciones ofimáticas del gigante de Microsfot (no solo el procesador de texto). Es compatible con los archivos de Microsoft Office y tiene las mismas características en todos los programas ofimáticos. Sin duda, la mejor opción para tener un software competente sin gastar un solo doblón de oro.

Pero sigue siendo un procesador de texto, no una herramienta literaria. ¿Qué podemos hacer, entonces? Seguir leyendo.

 

 SCRIVENER (de pago – disponible en español):

El maná de los escritores. Scrivener contiene todo lo necesario para poder elaborar una novela desde cero sin tener que ir saltando de aplicación en aplicación o tener cientos de folios esparcidos por la mesa. Habrá escritores que querrán mantener ese aura romántica caótica, pero de lo que hablamos aquí es de facilitar la vida, y Scrivener es la respuesta que tanto habíamos esperado.

En él, podrás ponerte a escribir de inmediato sobre plantillas ya instaladas, podrás crear hojas de personajes con los aspectos más importantes, organizar los capítulos de forma visual (con cuartillas sobre un corcho), mantener abierto un bloc de notas al margen de cada capítulo, recopilar la información sobre un lugar con enlaces e imágenes, ponerte metas de palabras al día o de palabras del manuscrito, marcar los capítulos con distintos colores que representan el estado en el que están (en proceso, primera corrección, finalizado…), abrir una segunda instancia de la novela de forma paralela que no modificará el archivo principal (para cuando necesitas ver a dónde quiere llegar un personaje que ha hecho algo imprevisto, por ejemplo) y un larguísimo etcétera que no cabría ni en varias entradas.

Lo malo de Scrivener viene precisamente de lo completo que es: la curva de aprendizaje puede intimidar. Pero puedo aseguraros que, una vez se domina, es el programa definitivo para tener todo disponible de un vistazo. Además, en la última versión, Scrivener a añadido un tutorial mejorado que te guiará paso a paso en la creación y manipulación de un proyecto.

Si quieres descubrir más de este programa, en la web hay cientos de tutoriales que abarcan todos los aspectos de su uso. No te dejes intimidar y dale una oportunidad. Puede que no te arrepientas. 

Estas son las opciones mayoritarias a día de hoy, pero hay muchas más, como BIBISCO, un clon de Scrivener gratuito con algunas opciones de pago y soporte para español, YWRITER y un largo etcétera que se ampliará con el tiempo. 

Si deseas saber más del resto, en la red tienes ingentes cantidades de información. 

 

MIENTRAS SE ESCRIBE

 

En este apartado quiero abordar esos recursos que hay que tener siempre a mano mientras redactamos nuestros textos; esos que nos van a salvar de una metida de gamba o que nos van a ahorrar horas de búsqueda o diseño. Recursos como…

 

Se trata de una web donde podremos buscar el significado de los nombres, o generarlos automáticamente según su raíz (españoles, latinos, griegos, rumanos…). No solo es una herramienta básica si quieres buscar nombres de forma rápida, sino que ofrece el significado y la procedencia de los mismos. Si eres de lo que quieres que todo en tu novela signifique algo, esta es tu página.

 

Este ejemplo es muy concreto, pero he decidido incluirlo como muestra de la variedad de recursos que se pueden encontrar en la red con una sencilla búsqueda. Posee una interface intuitiva con la que podemos crear el mapa de pueblos y ciudades con todo tipo de características. Es fácil de usar, muy completo y ahorra mucho tiempo de diseño. Además, asegura la originalidad, ya que la creación de las ciudades es aleatoria.

No tengas miedo de buscar recursos similares en la red de redes. Ya sabes lo que dicen hoy día: si no está en Google, no existe.

 

Poco más se puede decir. Tener a mano a la Real Academia Española con sus diccionarios sin tener que adquirir cada uno de ellos en un pesado tomo es uno de los mayores avances de la era de internet… para los escritores, se entiende. Los concursantes de GHVip pueden vivir sin él, como demuestran a diario con verdadero ahínco.

 

¿No sabes lo que es? Muy sencillo: un buscador de dudas del español. En el podrás consultar miles de dudas ya resueltas, como “pagar caro una cosa o pagar cara una cosa”, “ha de llover o han de llover” y un inmenso etcétera. Lo mejor de esta página, aparte de las dudas ya resueltas, es que si tu duda no aparece en el buscador puedes realizarla a través de un formulario y te será contestada por Dios o quien sea que maneje esto. Así, tu texto estará libre de gazapos dialécticos que creemos correctos pero que no lo son.

 

Otra bestia de la web. Definiciones, sinónimos, conjugaciones, traducciones… Y con varios idiomas, por si quieres que un personaje hable otra lengua y no quieres meter la pata. Imprescindible tenerla en los marcadores de tu navegador.

 

UN MUNDO POR DESCUBRIR

 

Las herramientas que he mencionado son las principales, las que no pueden faltar en el ordenador de ningún escritor o aspirante a ello. Pero en la era de la información y la hiperconectividad, herramientas para escritores hay miles, y para todo tipo de dispositivos e historias. Si necesitas algo más concreto, con una pequeña búsqueda en la red estoy seguro que encontrarás la solución que te facilite el trabajo. 

Solo me gustaría mencionar algo más antes de despedirme. Es un pequeño consejo que creo que nunca hay que olvidar (quizás hasta quieras apuntarlo en un bloc de notas virtual como EVERNOTE o KEEP): las herramientas no van a escribir por ti. Te facilitan el trabajo y luchan contra los dragones del caos, pero las ideas y los desarrollos los tienes en tu cabeza, no en el ordenador o en el móvil. Solo tienes que sacarlos de tu mente. Y créeme cuando te digo que en ocasiones no es fácil, ni aun contando con toda la ayuda tecnológica del mundo. Pero somos escritores, ¿no? Si fuese fácil, seriamos otra cosa.

Así que no desesperes, querido lector, y escribe la historia que quieras contar. Dónde lo hagas, es lo de menos.

 

Y recuerda, si necesitas un coaching literario, alguien que te guíe en el largo y tortuoso camino de la creación, puedes contar conmigo, da igual de dónde seas, pues también ofrezco la modalidad online. Mi equipo y yo estamos aquí para ayudarte siempre que lo necesites, ya sea a través de energías vitales o a través de este formulario.